Manuel Domínguez Guerra, un ejemplo de artista 2.0

Dulce Hogar

Pese a lo que muchos puedan argumentar, el arte en la Red de redes sigue cojo de esencia, y se usa la potencia de Internet sólo como escaparate para anunciar exposiciones en salas convencionales. Lejos de este concepto se encuentra Manuel Domínguez Guerra, un artista con letras mayúsculas nacido en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra. Destacar algo de su trabajo podría ser injusto con el resto de su obra, por lo que es mejor enunciar la tipología de sus expresiones, que se dan en la pintura, la escultura, el arte digital, los grabados, e incluso podcasting o vídeo. En todo ello, Domínguez Guerra pretende sobrecogernos, escandalizarnos o, solamente, hacernos pasar un buen rato con una visión diferente del mundo.

A todo ello le aplica su particular filtro y visión de maestro, que apuesta por demostrar cosas evidentes y menos evidentes de una forma sincera, con una rotunda simpleza -a la par complicada-, que cautiva irremediablemente por ese halo de sensualidad adosada que no deja indiferente.

Pero sin duda, lo más importante es que el artista está realmente concienciado de cuán importante es la Red para dar a conocer las iniciativas culturales y artísticas. Además, no todo es tener una página personal como escaparate (Guerrarte.com), y Manuel lo sabe, por lo que además tiene un blog (el-caracol.blogspot.com), donde da a conocer sus iniciativas sonoras e inquietudes. Para quien no esté familiarizado con Melissa Hindell y el informalismo abstracto, decir que va a encontrar una serie de ‘sketches’ sonoros con tintes surrealistas que tienen revolucionada la blogosfera, al menos la andaluza.

El artista alcalareño afirma que “lo de que presto atención a Internet es cierto -yo que fui tan reacio hace unos años-, pues no en vano me está dando más satisfacciones que mis exposiciones no virtuales”. Y aunque esta Da Vinci a la andaluza sea bastante crítico consigo mismo asevera que “es más bonito aprender que acomodarse en cualquier magisterio; nos acostumbramos demasiado pronto a lo prodigioso, cuando lo lógico sería que no dejásemos de asombrarnos”.

Posiblemente la Red sea la mayor galería de arte del mundo y se encuentra infrautilizada, pero personajes extraordinarios como Manuel Domínguez Guerra, muestran la senda correcta para las mentes inquietas de Internet.

One Comment:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *