Seleccionar página

‘And I’m floating in a most peculiar way
And the stars look very different today’
(Bowie)

El Universo y sus estrellas aparecieron por sorpresa este fin de semana. Pero quizás ese Universo venía conmigo, aunque no lo vi hasta bien entrada la noche del domingo.

Es curioso porque las estrellas estaban ahi, años y décadas atrás, colgando desde el mismo techo de escayola. Al mirarlas, como perlas engarzadas al estilo más mallorquín -ese estilo que tan poco le gusta al Universo-, intento anudárselas al cuello, aunque siempre, con su donaire fotográfico logra evitarlo.

Cuando esperaba que todo comenzara a girar, sin pararse a pensar en mi, la realidad quedo quieta, y mi absorta mirada solo acertó a buscar lo que veia entre tubos y tapacubos.

Volví la cabeza, y allí permanecia el Universo. Nadie lo pudo tocar, hasta que yo me acerqué, aunque las estrellas, burlonas y pícaras seguían quietas para ponerme en envidencia.

Al final todos me vieron y el Universo sólo quedó para mí.