Seleccionar página

Cenando en la terraza

Una cena en la terraza. Hasta ahora no se me había ocurrido hacerla, pero llegó el momento. Una cosa simple, sin demasiados lujos ni concesiones: chacina ibérica, queso manchego y melva de Isla Cristina con aliño de zanahorias. Con respecto al vino, si que hay algo que decir, porque dio su punto especial a la cena ¿Será por que se llamaba El Brujo?.

Brujería aparte, elegir un vino adecuado para una cena de “tapas” es tremendamente sencillo o una tarea harto difícil yo lo veo así, como poco complicado.  La gente siempre dice… “un riojita” y eso me pone enfermo. Es una falta de respeto para los vinos de la DOC La Rioja, y una manera de pedir tinto peleón, porque al menos por Sevilla, la calidad de los vinos de la casa está decayendo.

Esa tarde yo estaba en Carrefour, y explorando mi lineal favorito, el de los caldos, encontré un curioso nombre a un precio barato yo llamo barato al rango comprendido entre 2 y 5 euros. El Brujo, un Ribera del Duero con DO pertinente, pero que parecía de esos vinos que se comercializan ajenos al identificativo de la región. Pensé: “dos euros y pico, del año y Ribera… me lo llevo para la cena de tapas”… y así fue.

La comida estaba bien, pero creo que el vino logró hacerla estupenda. Mi particular cata destacaría el color violáceo de su juventud, bastante cuerpo, y una suavidad tremenda este último punto me encantó . Y es que ya estoy cansado de vinos demasiado ácidos y con precios por encima de los 6 euros. Demasiadas bodegas conocidas vendiendo caro el vino malo.

He buscado información sobre este vino por la Red, pero el intento ha sido infructuoso. No hay webs que mencionen esta marca ni nada por el estilo y es una pena, porque me encantaría saber más de este tinto tan jovencísimo que se ha hecho un hueco en mi bodega. Si sabéis algo de la marca o conocéis la bodega, avisadme.